España / Español
You're looking at the Español version of the website. Don’t worry. We’ve all taken a wrong turn before. Choose a different version of the website here.

Frena los malos hábitos en la frenada Ajusta la configuración de tus frenos y aprende a modular la frenada en montaña

Frena los malos hábitos en la frenada Ajusta la configuración de tus frenos y aprende a modular la frenada en montaña

Aquí en Trek solemos decir que los frenos solo sirven para que vayas más despacio, pero, bromas aparte, los frenos son, probablemente, los componentes más importantes de nuestras bicicletas.

Frenar correctamente nos ayuda a tomar las curvas con seguridad, a evitar obstáculos y a detenernos inmediatamente cuando encontramos peligros en el sendero. Sin embargo, frenar es algo más que apretar una maneta, y ahora lo vamos a ver de la mano de la experta Christina Chappetta de Pinkbike @Cchappetta1 que nos va a contar todo lo que debes saber a la hora de usar los frenos.

 

Evita las salpicaduras cuando estés perfeccionando tu técnica de frenada con el guardabarros delantero Bontrager Enduro.

Mantén las manos cómodas y agárrate con seguridad al manillar gracias a los guantes Bontrager Rhythm de montaña.

Frena más rápido gracias al soporte y la tracción de las cubiertas Bontrager XR4 Team Issue TLR de montaña.

La configuración correcta

La configuración de los frenos puede ser un tema controvertido cuya argumentación suele depender del lugar donde vivas. Te ayudaremos a descifrar qué pueden ofrecer las distintas configuraciones y a averiguar lo que más te conviene.

1. La orientación del freno

¿La maneta derecha para accionar el freno trasero? Depende.
En la mayoría de los países en los que se conduce por la derecha de la carretera, observarás que la maneta derecha del freno acciona el freno trasero; sin embargo, en muchos países en los que los vehículos circulan por la izquierda, los ciclistas accionan el freno trasero con la maneta izquierda (también denominado como «estilo moto»). Cuál es la orientación correcta es algo que se debate en todos lados, aunque, a fin de cuentas, tienes que poder frenar de la forma que más cómoda te resulte. ¿Tienes alguna razón de peso para concluir que los frenos deberían utilizarse de una forma determinada? Cuéntanoslo en los comentarios.

2. ¿Posición plana o inclinada?

La muñeca tiene más fuerza cuando está ligeramente doblada, lo cual permite al ciclista moverse con facilidad y mantener el control de la bicicleta. Esto significa que si sueles montar en terrenos inclinados, la maneta del freno debería estar en un posición más plana sobre el manillar, de forma que puedas alcanzar la maneta mientras la muñeca se apoya más hacia atrás en el puño. Y al contrario, una posición más inclinada de la maneta mantendrá la muñeca más adelantada en el puño, lo cual minimizará la flexión y ofrece ventajas en las subidas empinadas. Haz la prueba y encuentra la configuración que más cómoda te resulte.

Para encontrar el ángulo correcto, siéntate en la bicicleta, en una posición cómoda, con la muñeca casi recta, permitiendo que adopte una ligera flexión natural y ajusta los frenos de tal manera que el dedo índice descanse cómodamente encima de la maneta. Ten en cuenta que tendrás que ajustar esta posición varias veces durante la temporada, en función del trabajo de brazo que estés realizando, de la frecuencia con la que practiques el ciclismo y de los cambios en la postura que adoptes a lo largo de cada temporada.

3. Distancia de la maneta

La mayoría de las bicicletas vienen de serie con las manetas de freno acopladas en los puños, si bien, al pedalear, resulta más beneficioso dejar descansar el dedo índice encima de la maneta del freno, mientras los demás dedos mantienen el contacto con el puño para controlar mejor la bicicleta. Para conseguirlo, aleja las manetas del puño hasta que la maneta cubra una parte suficiente del puño para permitir que el dedo índice la alcance cómodamente, sin que toque el resto de los dedos al apretar la maneta a fondo. Al apretar la maneta a fondo, comprueba que quede espacio suficiente entre la maneta y los dedos corazón y anular, para evitar que la maneta provoque cortes en caso de accidente.

4. Punto de contacto

La mayoría de las manetas de freno modernas presentan una forma de gancho que resulta perfecta para colocar el dedo índice mientras pedaleas. Para que el dedo se asiente cómodamente, deberás ajustar el alcance de la maneta, de tal forma que el dedo índice esté relajado cuando esté apoyado en el extremo y no deba desplazarse demasiado lejos para accionar los frenos. Ajusta el alcance de la maneta hasta encontrar la posición óptima en la que tengas suficiente capacidad de agarre, sin tener que estirar el dedo.

¿Qué es exactamente la modulación del freno?

Es muy posible que hayas oído este término en los senderos, en la tienda de bicicletas y en los artículos técnicos de las revistas. Sin embargo, ¿qué es exactamente la modulación del freno? En pocas palabras, la modulación del freno es el recorrido que realiza la maneta del freno al apretarla. En un extremo del espectro, no aprietas la maneta, tienes mucha tracción y la rueda gira libremente. En el otro extremo, los frenos están completamente bloqueados, la rueda no gira y no hay tracción alguna.

Es fundamental saber cuándo hay que apretar los frenos con todos los dedos y cuándo hay que aplicarle sutilmente presión a la maneta para poder detener la bicicleta sin patinar. Hay un ejercicio que te ayudará a encontrar la modulación óptima; lo puedes probar cuando tengas tiempo de sobra para hacer tu ruta o mientras esperas a que llegue tu amigo. Lo único que necesitas es un terreno ligeramente pronunciado, una subida con hierba o un sendero de dos direcciones, así como una buena colección de palos de buen tamaño para marcar el terreno.

Elige tu marca

Sube la pendiente y coloca un palo en el suelo para marcar el punto donde empezarás a rodar en cada vuelta y, a continuación, baja toda la pendiente y coloca otro palo en el lugar donde piensas accionar los frenos. Comprueba que tienes espacio suficiente para acumular la velocidad suficiente.

Vuelta 1

Empieza arriba de la pendiente y pedalea hasta llegar al segundo palo, apretando ambos frenos para poder detenerte en cuanto llegues a dicho punto. Coloca un palo en el lugar en el que te hayas detenido.

Vuelta 2

Regresa al punto más alto de la pendiente y repite los pasos anteriores, aunque, esta vez, apretando únicamente el freno trasero con la mayor fuerza posible para poder derrapar. Comprueba la diferencia y señala el punto al que has llegado.

Vuelta 3

Repite el paso 2, pero modulando el freno trasero para no derrapar. Coloca un palo en el lugar en el que te hayas detenido. Podrás comprobar que, al apretar el freno trasero de una forma gradual, podrás detenerte más rápidamente que si lo aprietas completamente. En caso contrario, vuelve arriba de la pendiente y repite el paso.

Vuelta 4

Ahora que ya has podido probar el freno trasero, ha llegado el momento de familiarizarse con el freno delantero. Repite el ejercicio varias veces, agarrando únicamente el freno delantero y señalando el lugar en el que te hayas detenido. Notarás que empiezas a pararte antes que cuando lo hacías solo con el freno trasero.
El motivo por el que te estás deteniendo con más rapidez cuando utilizas solo el freno delantero tiene que ver con la física. Cuando la fuerza de frenada (el disco delantero y la pinza de freno) está delante de la masa (tu cuerpo y la bicicleta), el peso se traslada al freno delantero y crea una mayor fuerza de detención que cuando la fuerza de frenada se arrastra desde detrás del peso.

Última vuelta

Vuelve a subir la pendiente y repite de nuevo el ejercicio, modulando ambos frenos hasta el final para no patinar. A medida que vayas avanzando en el ejercicio, deberías poder ver una mejora en la rapidez con la que te detienes y en el control de los frenos.

Ahora que ya saber cómo frenar y que has practicado, deberás poner a prueba tus habilidades en el sendero y comprobar cómo ha mejorado tu técnica de frenada, así como tus habilidades en general.

¿Tienes algún otro consejo? ¡Envíanos tus comentarios!

Elige las cubiertas de montaña ideales para ti

Elegir la cubierta correcta es fundamental para lograr el máximo rendimiento en los senderos, aunque con tantas opciones, elegir el juego que más te conviene puede resultar complicado. ¡Pero no te preocupes! Bontrager dispone de una amplia gama de cubiertas para todos los estilos y tipos de senderos.
Descúbrelas aquí

About the Author: Trek

Nuestra misión: solo fabricamos productos que amamos, ofrecemos una increíble hospitalidad a nuestros clientes y cambiamos el mundo consiguiendo que cada vez más gente monte en bicicleta.