México / Mexico
You're looking at the Mexico version of the website. Don’t worry. We’ve all taken a wrong turn before. Choose a different version of the website here.

Que sea más fácil no significa que sea mejor El fotógrafo Matthew DeLorme rinde homenaje a la ardua migración de la trucha arcoíris hacia y desde el Océano Pacífico al vivirlo él mismo En marzo pasado, Matthew DeLorme pasó cuatro días en la bici, acampando y pescando trucha arcoíris a lo largo del río Hoh en el estado de Washington. Iba en bici usando botas de pescar y botas de vadeo. Resistió una lluvia casi continua y frío perpetuo. Aceptó el desafío de usar una Trek 1120 cargada para recorrer las pistas húmedas en el bosque. Y no atrapó una sola trucha arcoíris. Para ser justos, el viaje no se trató de atrapar tantos peces como fuera posible; la trucha arcoíris es difícil de atrapar, y con frecuencia es llamada "el pescado de los 10,000 lanzamientos" por DeLorme y sus compañeros pescadores. En lugar de eso, la aventura de cuatro días se trataba de documentar, imitar y honrar el recorrido de la trucha arcoíris desde el Océano Pacífico de regreso a donde nace originalmente. Para hacer las cosas más difíciles, se suponía que DeLorme tendría un compañero en su viaje, pero los planes se vinieron abajo por la pandemia del COVID-19. "Hubiera sido fantástico", dijo. "Sabía que sería un desafío difícil y miserable, pero la idea era que 'la miseria ama la compañía'. Estar solo lo convirtió en un desafío aún más grande, seguro, porque hay muchos otros factores que se deben tener en cuenta cuando te aventuras en solitario". Pero así como ir de pesca no siempre significa atrapar un pez, que algo sea más fácil no siempre significa que sea mejor. "Eso me hace volver a la razón por la que hice esto. Ellas tienen suficiente ya con el arduo viaje de 2,000 millas, y después tiene que pasar los botes de pesca para regresar a sus arroyos natales. Realmente es una hazaña impresionante", dijo DeLorme. "Yo simplemente quería que fuera tan difícil como fuera posible rendirles homenaje". Intencionalmente difícil. Para quienes conocen a DeLorme, o han trabajado con él, esto no es una sorpresa. Se autodescribe como un fotógrafo "de alta intensidad", y su objetivo es capturar la agonía y el sacrificio que están detrás de la gloria en sus fotografías. En esta ocasión, sus fotos se enfocaron en sus propios esfuerzos para mantener la solidaridad con la trucha arcoíris. "La trucha arcoíris es básicamente un pez que en algún momento de su vida decide hacer algo increíble y se dirige al océano, se queda ahí durante unos cuantos años, crece hasta ser enorme y regresa a sus arroyos natales para desovar", dijo DeLorme. "El río Hoh es más especial, ya que lo harán tres, cuatro o cinco veces aquí en toda su vida", dijo. "Realmente se trata de un pez especial". Cuando pescan trucha arcoíris, los pescadores normalmente usan carnada brillante y llamativa diseñada para ponerse en el camino del pez y crear una respuesta territorial, en lugar de imitar los movimientos de una fuente de alimento. "Básicamente, las estamos acosando", dijo DeLorme. "Así que si voy a salir y acosar a estos peces, ¿cómo puedo hacerlo de manera que sea respetuosa para el viaje que han hecho?". Nadar era imposible. Caminar era una opción que requería de demasiado tiempo. La bici resultó ser la respuesta perfecta. DeLorme cargó su Trek 1120 con alforjas impermeables, una bolsa para el manubrio, una bolsa seca enrollable y sus cañas de pescar. Comenzó en Oil City, Washington, en la boca del río Hoh, y pescó su camino tierra adentro. En su viaje de cuatro días y 40 millas, DeLorme aprovechó todas las oportunidades que tuvo para detenerse en cualquier tramo de agua en el que pudiera encontrar un pez. "La combinación de sentir frío todo el tiempo, estar en el agua, después estar en la bici, después de regreso en el agua... creo que nunca había dormido tan bien en mi vida", dijo DeLorme. "Leía un par de páginas de un libro, y me quedaba dormido. Dormí profundamente. Fue increíble". El homenaje de DeLorme para la trucha arcoíris, su entorno y su ciclo de vida ya sirve como una plantilla para viajes futuros. Está planeando otras aventuras similares de pesca, ciclismo y campamento en Washington y más allá. "Es un ecosistema frágil", dijo. "Es por eso que decidí hacer este viaje de esa manera. Para mí, se trataba de que si iba a interactuar con estos peces, tenía que hacerlo a un nivel más profundo y conmovedor. Lo hice usando mi bici y siguiendo parte del viaje de su migración. Creo que la bici fue la mejor herramienta posible para hacer lo que me propuse. Y no cambiaría nada".

Que sea más fácil no significa que sea mejor El fotógrafo Matthew DeLorme rinde homenaje a la ardua migración de la trucha arcoíris hacia y desde el Océano Pacífico al vivirlo él mismo En marzo pasado, Matthew DeLorme pasó cuatro días en la bici, acampando y pescando trucha arcoíris a lo largo del río Hoh en el estado de Washington. Iba en bici usando botas de pescar y botas de vadeo. Resistió una lluvia casi continua y frío perpetuo. Aceptó el desafío de usar una Trek 1120 cargada para recorrer las pistas húmedas en el bosque. Y no atrapó una sola trucha arcoíris. Para ser justos, el viaje no se trató de atrapar tantos peces como fuera posible; la trucha arcoíris es difícil de atrapar, y con frecuencia es llamada "el pescado de los 10,000 lanzamientos" por DeLorme y sus compañeros pescadores. En lugar de eso, la aventura de cuatro días se trataba de documentar, imitar y honrar el recorrido de la trucha arcoíris desde el Océano Pacífico de regreso a donde nace originalmente. Para hacer las cosas más difíciles, se suponía que DeLorme tendría un compañero en su viaje, pero los planes se vinieron abajo por la pandemia del COVID-19. "Hubiera sido fantástico", dijo. "Sabía que sería un desafío difícil y miserable, pero la idea era que 'la miseria ama la compañía'. Estar solo lo convirtió en un desafío aún más grande, seguro, porque hay muchos otros factores que se deben tener en cuenta cuando te aventuras en solitario". Pero así como ir de pesca no siempre significa atrapar un pez, que algo sea más fácil no siempre significa que sea mejor. "Eso me hace volver a la razón por la que hice esto. Ellas tienen suficiente ya con el arduo viaje de 2,000 millas, y después tiene que pasar los botes de pesca para regresar a sus arroyos natales. Realmente es una hazaña impresionante", dijo DeLorme. "Yo simplemente quería que fuera tan difícil como fuera posible rendirles homenaje". Intencionalmente difícil. Para quienes conocen a DeLorme, o han trabajado con él, esto no es una sorpresa. Se autodescribe como un fotógrafo "de alta intensidad", y su objetivo es capturar la agonía y el sacrificio que están detrás de la gloria en sus fotografías. En esta ocasión, sus fotos se enfocaron en sus propios esfuerzos para mantener la solidaridad con la trucha arcoíris. "La trucha arcoíris es básicamente un pez que en algún momento de su vida decide hacer algo increíble y se dirige al océano, se queda ahí durante unos cuantos años, crece hasta ser enorme y regresa a sus arroyos natales para desovar", dijo DeLorme. "El río Hoh es más especial, ya que lo harán tres, cuatro o cinco veces aquí en toda su vida", dijo. "Realmente se trata de un pez especial". Cuando pescan trucha arcoíris, los pescadores normalmente usan carnada brillante y llamativa diseñada para ponerse en el camino del pez y crear una respuesta territorial, en lugar de imitar los movimientos de una fuente de alimento. "Básicamente, las estamos acosando", dijo DeLorme. "Así que si voy a salir y acosar a estos peces, ¿cómo puedo hacerlo de manera que sea respetuosa para el viaje que han hecho?". Nadar era imposible. Caminar era una opción que requería de demasiado tiempo. La bici resultó ser la respuesta perfecta. DeLorme cargó su Trek 1120 con alforjas impermeables, una bolsa para el manubrio, una bolsa seca enrollable y sus cañas de pescar. Comenzó en Oil City, Washington, en la boca del río Hoh, y pescó su camino tierra adentro. En su viaje de cuatro días y 40 millas, DeLorme aprovechó todas las oportunidades que tuvo para detenerse en cualquier tramo de agua en el que pudiera encontrar un pez. "La combinación de sentir frío todo el tiempo, estar en el agua, después estar en la bici, después de regreso en el agua... creo que nunca había dormido tan bien en mi vida", dijo DeLorme. "Leía un par de páginas de un libro, y me quedaba dormido. Dormí profundamente. Fue increíble". El homenaje de DeLorme para la trucha arcoíris, su entorno y su ciclo de vida ya sirve como una plantilla para viajes futuros. Está planeando otras aventuras similares de pesca, ciclismo y campamento en Washington y más allá. "Es un ecosistema frágil", dijo. "Es por eso que decidí hacer este viaje de esa manera. Para mí, se trataba de que si iba a interactuar con estos peces, tenía que hacerlo a un nivel más profundo y conmovedor. Lo hice usando mi bici y siguiendo parte del viaje de su migración. Creo que la bici fue la mejor herramienta posible para hacer lo que me propuse. Y no cambiaría nada".

About the Author: Trek

Tags: