México / Mexico
You're looking at the Mexico version of the website. Don’t worry. We’ve all taken a wrong turn before. Choose a different version of the website here.

“Papá, quiero ir en bici a Idaho”. Un ciclista profesional y su hija de cinco años recorren 102 millas para World Bicycle Relief

“Papá, quiero ir en bici a Idaho”. Un ciclista profesional y su hija de cinco años recorren 102 millas para World Bicycle Relief

Kiel Reijnen asegura que ver el espíritu aventurero de su hija EmmyLou, de cinco años y medio, es como mirarse en un espejo. “Para bien o para mal”.

Kiel es un exciclista de carrera en la modalidad en ruta, ahora ciclista en la modalidad en gravel y aventura como parte del programa Driftless de Trek Race Shop. Tiene un alma audaz cuyo cuerpo y mente están particularmente adaptados a aventuras largas y difíciles. Precisamente por esta reputación, señala que participar en la carrera de modalidad en gravel de 102 millas Rebecca’s Private Idaho en tándem con su hija no fue idea suya, sino de EmmyLou. De hecho, la disuadió de un objetivo aún más ambicioso.

“Me dijo, ‘Papá, quiero ir a Idaho contigo’”, comenta Kiel. “Para cuando había previsto suficientes rutas secundarias, pistas y senderos para bicis, eran casi 800 millas. Una semana antes del jardín de niños, eso parecía una mala idea”.

Kiel no tiene ni idea de dónde sacó EmmyLou la idea del recorrido. Lo más probable es que se enterara de la majestuosidad del Estado Gema mientras escuchaba un libro grabado. No obstante, su audacia no era nada nuevo. El año pasado, Kiel, EmmyLou y el abuelo de EmmyLou, Derek, participaron en la WA360, una travesía de siete días y 360 millas en velero por el estrecho de Puget. Kiel sabe que es una persona fuerte.

¿Pero podría hacerlo? EmmyLou no era una ciclista novata; ella y su padre habían recorrido hasta 50 millas sobre pavimento en las que EmmyLou pedaleaba detrás de Kiel en un remolque de bici Weehoo. Pero este recorrido sería el doble de largo bajo el sol característico de finales de verano y a gran altura. Iba a pedalear a poca altura del suelo, cerca de la tierra y el polvo. ¿Y cómo iba a aguantar el propio Kiel? Puede ser un profesional, pero estaría arrastrando casi 240 libras de peso combinado entre ciclista y equipo.

“La seguridad era primordial para mí”, señala Kiel. “Quería salir de esto con la certeza de que EmmyLou sintiera que había sido una experiencia positiva”.

El primer paso fue hacer que EmmyLou se pusiera en el estado de ánimo adecuado. Kiel y EmmyLou se pusieron en contacto con World Bicycle Relief antes del recorrido para ver si podían recaudar dinero para la organización. Se les ocurrió un nombre, Papá Junto a Mí, y recaudaron casi $4,300 después de fijarse un objetivo de $3,630. Recaudaron suficiente dinero para entregar unas 26 Bicicletas Buffalo a las comunidades rurales.

La colaboración con WBR permitió conseguir dos cosas: 1) Apoyar una causa extraordinaria, y 2) Dar un contexto al recorrido. Gracias a la recaudación de tanto dinero, Kiel pudo asegurarle a EmmyLou que su esfuerzo sería un éxito, independientemente de que llegaran a la meta. Al tener esa tranquilidad, EmmyLou no se sentiría presionada para esforzarse más allá de sus capacidades.

“Si no se hubiera sentido segura en algún momento, se habría acabado el proyecto”, explica Kiel. “Realmente quería hacer hincapié con Emmy en que ya habíamos ganado por el simple hecho de ser lo suficientemente valientes como para acudir e intentarlo”.

Kiel incluyó a EmmyLou todo lo que pudo en cada paso de la planificación. No quería limitarse a decirle lo que tenía que hacer. Hizo recorridos a la tienda de bicis con su padre para elegir el equipo que ayudó a instalar en la bici. Participó en las llamadas telefónicas con los patrocinadores y los amigos para organizar la logística del recorrido.

“Con la infinita sabiduría de Emmy, de cinco años y medio, me mira y dice: ‘¿Sabes qué, papá? Yo también estoy muy orgullosa de ti’”.

Kiel cuenta que conocer los detalles es otra forma en que EmmyLou se prepara para una gran excursión. Estuvieron seis meses preparándose para la WA360, incluidas las prácticas en el barco todos los miércoles. Rebecca’s Private Idaho no fue diferente. Kiel y EmmyLou dedicaron mucho tiempo a repasar juntos los detalles, como el tipo de terreno que recorrerían, las formaciones geológicas que verían, la cantidad de otros ciclistas en la carrera, etc. Esa información sirvió para reforzar la confianza de EmmyLou.

“Le gusta conocer todos los detalles”, comenta Kiel. “Creo que eso la ayuda a prepararse mentalmente, ya que tiene mucha más información y control no solo sobre el día en que lo hacemos, sino sobre las decisiones que se toman durante el proceso”.

Kiel establece dos reglas para las grandes aventuras con su hija: 1) Tiene que ser enteramente idea de ella (comprobado) y 2) Tiene que haber una salida en cada momento. Kiel se ocupó de preparar la bici y la recaudación de fondos, y pidió ayuda a su amigo Alex Howes para que analizara minuciosamente el recorrido y trazara estrategias de ritmo y abastecimiento energético, así como lugares fáciles para salir del circuito en caso de fatiga o emergencia. Alex elaboró un resumen conciso y Kiel lo anotó todo en una hoja de papel para poder consultarlo durante el recorrido.

El día de la carrera, Kiel se aseguró de que EmmyLou tuviera suficiente comida y agua. Se puso un casco, por supuesto, así como unas gafas de esquí y un buff para protegerse los ojos y la cara del sol, el polvo y las rocas.

Durante 85 millas, el recorrido fue mejor de lo que Kiel podría haber imaginado. La ruta es una ida y vuelta a Copper Basin con varias curvas secundarias que Kiel y EmmyLou podrían haberse saltado si hubieran querido acortar el recorrido. Kiel estuvo pendiente de EmmyLou en todo momento, asegurándose de que estuviera cómoda, se hidratara y se alimentara. La primera gran parada de descanso, y posible punto de decisión, llegó en la milla 24, y EmmyLou estaba muy motivada. Justo antes de la milla 40, Kiel calculó que llegarían sin problemas hasta el límite de tiempo, y se dio la vuelta para hacérselo saber a EmmyLou.

“Le dije: ‘Emmy, estoy muy orgulloso de que hagas esto conmigo. … No importa si paramos ahora, estoy muy orgulloso de ti por ser lo suficientemente valiente como para intentarlo’”, comenta Kiel. “Y, por supuesto, con la infinita sabiduría de Emmy, de cinco años y medio, me mira y dice: ‘¿Sabes qué, papá? Yo también estoy muy orgullosa de ti’”.

Pasada la mitad del recorrido, EmmyLou se puso a competir. Se dio cuenta de que habían rebasado a otro tándem en una subida hacia la tercera zona de avituallamiento. Cuando Kiel y EmmyLou se acercaban a la parada prevista, ella instó a su padre a seguir adelante.

“Dijo: ‘No quiero que nos alcancen, creo que no deberíamos pasar por los avituallamientos’”, cuenta Kiel. “Al final conseguí que aceptara hacer una parada de tres minutos y rellenar las botellas. Pero durante cuatro horas estuvo supermotivada, diciendo: ‘Podemos ganar la categoría de tándem’. [Risas]. No sé de dónde sacó que esa era una categoría que había que ganar”.

Pero todo buen paseo tiene obstáculos. En la milla 86, Kiel explica que tanto él como EmmyLou “se desmoronaron un poco”. Habían pasado dos horas del recorrido más largo que habían hecho juntos, y ambos estaban padeciendo a su manera. A EmmyLou le dolían las nalgas y tenía la nariz cuarteada. Llevar buff le había resultado ligeramente incómodo, así que se lo puso y quitó varias veces durante el recorrido, exponiendo su cara al sol y al polvo. Y tenía las piernas cansadas. Kiel calcula que dejó de pedalear un total de unos 45 minutos durante un recorrido de casi nueve horas.

“No era una carrera clásica belga. Pero la energía mental que tuve que emplear superó casi cualquier cosa que haya hecho”.

La fatiga de Kiel era más bien mental. Había pasado varias semanas planeando una compleja y ambiciosa expedición con su hija pequeña. El día antes del recorrido, no estaba sentado en un sofá con las piernas hacia arriba como en sus días del Trek-Segafredo; estaba cuidando de su hija y asegurándose de haber cuidado hasta el último detalle. Durante el recorrido, le dolía el cuello de tanto mirar a EmmyLou. Constantemente le hacía preguntas o le hacía recordatorios: “¿Ya tomaste agua? ¿Ya comiste algo? Sigue hidratándote”. Mientras tanto, no se daba cuenta de que su ansiedad paternal le estaba pasando factura.

“Dediqué tanta energía a eso que me descuidé a mí mismo en muchos aspectos, y eso hizo que el esfuerzo fuera mayor de lo que podría haber sido en otras circunstancias”, explica Kiel. “No era una carrera clásica belga. Pero la energía mental que tuve que emplear superó casi cualquier cosa que haya hecho. Y por eso me sentía físicamente agotado”.

Por ejemplo, Kiel tuvo dificultades para alimentarse porque no quería quitar las manos del manubrio, para no arriesgarse a estrellarse. Nunca se sintió en peligro de perder el control o de tomar malas decisiones, y las pausas de descanso fueron un respiro necesario. Pero en la milla 86, a mitad de un tramo duro y complicado del circuito denominado “El Diablito”, estaba a punto de llegar a su límite.

Kiel le dio una salida a EmmyLou. Se detuvieron a un lado del camino y le dijo: “Em, este es un buen punto para detenerse. Veo coches en este camino muy seguido. Hay una moto fotográfica que está justo detrás de nosotros, llegarán en un par de minutos. No pasa nada, podemos llamarlos. Estuviste increíble. Recorrimos 86 millas. Es una distancia mucho mayor de la que podía imaginar que seríamos capaces de recorrer”.

Kiel le preguntó a EmmyLou si tenía calor o sueño, y le explicó que les quedaba aproximadamente una hora de recorrido. La sometió a un estricto programa de hidratación. Tras tener en cuenta su estado físico, Kiel se sintió seguro de confiar en la capacidad de decisión de su hija. Si ella decía que quería seguir adelante, él haría todo lo posible para ayudarla a terminar.

“Le dijo, ‘No, papá. Quiero continuar y quiero ir por el camino más irregular’, refiriéndose a la ruta técnica”, cuenta Kiel. “Y entonces dijo: ‘Deja que me moleste por ello’”

La respuesta de EmmyLou dejó atónito a Kiel.

“Lo que más me impresiona es que tenga la conciencia de sí misma para decir: ‘Esto es difícil, me siento incómoda, pero para mí vale la pena continuar porque sé que la sensación que tendré al final superará esta sensación que tengo ahora’”, explica Kiel.

Siguieron adelante, en una subida continua y con viento en contra por algunos de los caminos más difíciles del recorrido. Kiel empezó a estar pendiente de EmmyLou con más frecuencia, pero su ánimo solo parecía subir y subir y subir. En la cima de la subida, llegaron a una zona de avituallamiento cuando faltaban unas 10 millas, y EmmyLou preguntó si podían tomarse un descanso largo y reconsiderar su recorrido. Se sentaron en la sombra, tomaron agua fría y comieron algo. Animaron a los ciclistas que pasaban y disfrutaron del paisaje.

Entonces, a EmmyLou se le ocurrió otra idea competitiva. Miró a Kiel y le recordó que solo los ciclistas que terminan el recorrido pueden hacer sonar el gong en la zona de preparación. Kiel dijo que la acompañaría hasta la meta si eso era lo que quería. Afortunadamente, lo que quedaba del recorrido era casi todo en bajada. Le dijo a EmmyLou: “¿Por qué no te tomas cinco minutos más para pensarlo y luego nos vamos si todavía es lo que quieres hacer?” Esperaron, y de repente EmmyLou dijo: “Tenemos que irnos ya, quiero llegar a la meta”.

Kiel y EmmyLou terminaron en un tiempo de 8:54:09. Y sí, se subieron al podio como el tándem más rápido de la carrera. Pero el indicador final del éxito se redujo a EmmyLou. Ante todo, Kiel quería que su hija se sintiera orgullosa de lo que había hecho, y que hubiera tenido una buena experiencia. Que un día se alegrara de haber convencido a su padre para que la llevara a Idaho.

“Cuando llega una parte difícil, pienso en lo divertido que será dentro de un minuto”.

“Mi mayor temor como padre era acabar en una situación en la que su experiencia le hiciera sentir: ‘Ojalá no hubiera hecho esto’”, afirma Kiel. “Me gusta mucho hacer grandes aventuras con mi hija, y me gusta hacer cosas importantes con ella. Y si hago algo que la disuada, arruinaré esa magia”.

Después de su recorrido, EmmyLou le dijo a su padre: “Quiero hacer 10,000 Rebecca’s Private Idahos más”. Kiel sonrió. Más que el hecho de haber realizado un recorrido de 102 millas, Kiel estaba orgulloso de saber que había ayudado a hacer feliz a su hija.

“Parecía que lo había conseguido realmente”, afirma Kiel. “Entendió que no todos los padres habrían aceptado hacer algo así. No diré si es afortunada por tener un padre dispuesto a decir que sí. Creo que muchos niños de cinco años y medio tienen ideas locas y geniales, y resulta que ella tiene un padre que está dispuesto a tomarla en serio”.

Esa noche, Kiel y EmmyLou fueron a casa de un amigo, que además tenía piscina. EmmyLou quiso jugar en el agua, para disgusto de su padre, que pensó que “se iba a ahogar todo el rato porque estaba muy cansado”. El hecho de que EmmyLou nadara en círculos rodeando a su padre es una prueba de su fortaleza. Después de la carrera, afirma que su parte favorita del Rebecca’s Private Idaho fueron “todos los tramos difíciles”.

“Me gusta lo difícil que puede ser, pero también lo divertido que puede ser”, señala EmmyLou. “Como cuando llega un tramo difícil, pienso en lo divertido que será dentro de un minuto”.

EmmyLou ya está pensando en su próxima aventura con su padre. Hace poco le preguntó si alguien había recorrido América en bici. Cuando Kiel respondió que “sí”, le preguntó si podían hacerlo juntos. Cuando Kiel respondió que sí, le preguntó si podían hacerlo juntos. Cuando Kiel le explicó que el recorrido requeriría mucha preparación, incluso más que el de Rebecca’s Private Idaho, EmmyLou no pestañeó. No importa lo que cueste, a ella le encanta la aventura.

“Quiero atravesar América en bici porque habrá cosas muy bonitas”, afirma EmmyLou. “Podría haber una selva gigante con animales”.

Cuando Kiel envió un mensaje de texto a su esposa la noche después del recorrido para decirle lo “increíble y loca” que es su hija, ella respondió: “Sí, igual que su padre”. No es difícil ver las similitudes entre ambos: la perseverancia, la fortaleza, el afán de aventura.

Pero si hay algo que Kiel quiere dejar bien claro, es que EmmyLou convirtió a Rebecca’s Private Idaho totalmente suya. Ella tenía la chispa, y tomó la decisión de seguir adelante en un momento difícil del recorrido, impulsada por un sentido único de asombro. No hay nadie como EmmyLou.

“Me gusta cuánta naturaleza veo cuando salgo en bici”, explica. “Ves árboles de color púrpura y hermosas vistas. Y el agua brilla.

“Y la naturaleza posee belleza”.

Make a life-changing donation

A donation to World Bicycle Relief helps under-resourced communities get the tools they need to conquer the challenge of distance and realize their goals.
Donate now

About the Author: Trek

Our mission: we build only products we love, provide incredible hospitality to our customers, and change the world by getting more people on bikes.